fbpx
Blau
volcàn la crosa

El volcán de la Crosa

Distancia: 5,69 km

Desnivel: 87 m

Dificultad: Fácil

Circular: Sí

Ver el recorrido de la ruta en Wikiloc.

 

La Crosa es un edificio volcánico excepcional dentro del campo volcánico catalán. La violencia de sus explosiones, debidas a la interacción del magma con agua subterránea, abrió un gran cráter de 1.250 metros de diámetro, empotrado por debajo el nivel original del terreno. Estas dimensiones lo convierten en el más grande de la península Ibérica y uno de los más grandes de Europa occidental. A pesar de que no existe una datación precisa, no hay duda que la erupción de la Crosa es bastante reciente, de unas decenas de miles de años como máximo.

El itinerario empieza pasado el kilómetro 9 de la carretera GI-533 de Girona en Santa Coloma de Farners, al aparcamiento del área de las Guilloteres. Justo al aparcamiento, un plafón informativo permite situarnos sobre el terreno. Al lado se encuentran una vallas de madera que permiten acceder a una excavación de la antigua cantera de las Guilloteres, así como a un mirador con muy buenas vistas sobre el cráter y sobre lo Gironès y la Selva.

Para empezar la ruta, hay que volver al aparcamiento. Atravesamos la carretera por un paso sótano, y a unes 100 metros, giramos por el primer camino a la izquierda iniciando la bajada. Al cabo de poco, giramos de nuevo a la izquierda, siguiendo los banderines que nos llevan en el interior del cráter. Al final de una bajada bastante pronunciada cogemos la vereda de la derecha, sin abandonar el camino señalizado del interior del cráter. Toda la bajada nos permite disfrutar de los frondosos encinares típicos de todos los relevos volcánicos de la comarca.

Al llegar al fondo del cráter encontramos un plafón informativo que explica la desecación de los antiguos humedales que había a su interior. Seguimos por la izquierda bordeando un campo de nogales. Al final del campo, un poco a la derecha, se esconde la mina, justo donde una reguera de drenaje de los campos se mete bajo tierra.

Retomamos el itinerario atravesando el cráter. El mismo camino, después de girar ligeramente a la izquierda, nos llevará hasta el punto central del cráter, junto a una gran pila de piedras volcánicas que los campesinos han ido sacando de los campos. Justo delante nuestro, podemos apreciar el pequeño cráter secundario, en forma de herradura. Este cráter, de tipo estromboliano, se formó cuando cesó la actividad explosiva por evaporación del agua subterránea. A su alrededor, las rocas volcánicas son de color rojizo, tal como se ve al mismo camino, y están formadas por bloques y escorias soldadas, a veces con formas muy curiosas.

Una subida un poco repentina nos lleva arriba de una pequeña explanada con un nuevo plafón informativo y con buenas vistas sobre el cráter. En este punto cogemos el camino de la izquierda, subiendo poco a poco hasta arriba del labio del cráter, a las vistas ya de la carretera. En este punto hay que girar a la izquierda, siguiendo los banderines que nos llevan a las Guilloteres. Sin dejar de seguir estos banderines, hacemos un tramo en medio de bosques de encinas por un camino paralelo a la carretera, hasta reencontrarnos con el camino de bajada al cráter, que hay que remontar para volver en su punto de inicio.

Valoració total

MENU

Gironès