Blau

La cabecera de l’Onyar

Distancia: 5,67 km

Desnivel: 75 m

Dificultad: Fácil

Circular: Sí

Descargar el track de la ruta

 

Este itinerario transcurre por los límites entre el Gironès y de la Selva, a la cabecera del río Onyar y en uno de los lugares con más diversidad forestal de nuestras comarcas.

Empezamos la paseada en el aparcamiento y zona de picnic que hay en la carretera local de Sant Dalmai en Brunyola, justo después del puente sobre el río Onyar y a unos 500 metros del pueblo de Sant Dalmai. Un par de plafones nos informan sobre la vegetación, la fauna y la arquitectura del agua tradicional de la zona. Cruzamos el río justo bajo el área de picnic. Inmediatamente giramos a la izquierda y lo vamos remontando bajo un bosque de ribera sombrío de acacias, fresnos y plátanos. Después de 700 metros llegaremos a un prado, que atravesaremos en dirección a la esclusa d’en Borra, donde podremos contemplar la pared de piedra y los canales que servían antiguamente para derivar el agua.

Siguiendo río arriba sin dejar el camino, llegamos a una espectacular robleda, una especie típica de las grandes llanuras centroeuropeas y atlánticas que tiene aquí uno de sus enclaves más meridionales de la península Ibérica. El mismo camino nos lleva, subiendo suavemente, hasta una pista que cogeremos en dirección a la derecha. Vamos siguiendo esta pista de subida, entrando en una zona de campos y pasando por el lado de una casa que dejamos a la izquierda. Después continuamos por una pequeña meseta plantada de avellanos con muy buenas vistas del Montseny y las Guilleries. Al final del campo de avellanos que nos queda a la derecha, y justo a ras de bosque, encontraremos un camino, también a la derecha, que nos llevará hacia una plantación de eucalipto.

Sin dejar el camino, pasaremos entre la plantación y el bosque de corchos y pinos que nos queda a la izquierda, hasta encontrar un banderín que nos señala la dirección para volver hacia la cabecera del Onyar, cogiendo un camino a la derecha. Tomaremos esta dirección atravesando los eucaliptos y entrando después dentro de un bosque mixto bastante espeso de corchos, robles, encinas y pinos. Cuando encontramos otro camino habrá que girar a la derecha siguiendo los banderines hasta llegar a la balsa d’en Turón, un pequeño pantano artificial que recoge y almacena las aguas que se filtran por los bosques de los alrededores, y dónde es fácil encontrar numerosos revolcones de jabalí. Justo bajo la balsa reencontramos el camino del lado del río del inicio de la ruta. Lo tomaremos de retorno en dirección a Sant Dalmai hasta volver al aparcamiento del principio.

Valoració total

MENU

Gironès